top of page

Como sonreír en tiempos de tormentas


¿Cómo sonreír en tiempos de tormentas?


Debes saber que no hay una fórmula, ni receta mágica que pueda darnos la respuesta porque todo dependerá de ti, solo de ti, de que tú quieras superar esta situación y que tengas las fuerza, energía y las ganas de volver a estar positivo y, por tanto, más feliz.

Es posible que hoy pienses que todo en la vida te va mal, que tienes más días malos que buenos, que todo te sale al revés… Pero, ¿sabes una cosa? Si eres parte del problema eres parte de la solución. La solución está en ti, solo que no la vez porque estas dentro de la tormenta y solo te estas preocupando por sobrevivir a ella porque sientes que te estas hundiendo. Pero Si estás pasando por una tormenta lo peor que puedes hacer es hundirte. Está claro que no puedes suprimir las emociones, tienes que dejarlas libres, llorar si lo necesitas, gritar si te lo pide el cuerpo, estar triste si te sientes mal. Pero todo esto tiene que durar un tiempo limitado. Cuando te hayas descargado, cuando hayas pasado ese momento de emoción, es el turno del autocontrol y de la recuperación del camino de nuestra vida.

El pensamiento positivo te ayudará a que le des más importancia a todo lo bueno que hay en la vida, así mismo la paciencia, la reflexión, el aprendizaje y el positivismo serán las herramientas que te ayudarán a poder hacer frente a cualquier situación de tu vida que no salga como esperabas .”

¿A que parece increíble? Déjame explicarme…


Primero, tienes que cuidar el pensamiento, ahí nace todo, y muchas veces pasa que nos volvemos víctimas de nuestro propio pensamiento, y para tomar el control de él  lo que debemos hacer es seguir el siguiente proceso:


El primero es el intento de desterrar los pensamientos incómodos o temidos buscando respuestas tranquilizadoras aunque estas no sean posibles. Puedes decirte: Tranquila bonita (Si te dices por tu nombre o de una manera cariñosa mejor) está situación ya va a pasar de peores situaciones ya has salido antes, así que esto va a pasar (Trata de colocar soluciones, darte palabras de ánimo, lo que sea para que te tranquilice)  Lo que tienes que lograr es calma tu conciencia y buscar objetivos estratégicos que te ayuden a tranquilizarte.

Luego que estés tranquila y ese pensamiento este calmado toca “Reflexionar” Soy de las personas que cree firmemente que las respuestas están en nuestro interior y para eso tenemos que reflexionar y encontrar nuestras respuestas, no hace falta irte al tibet para encontrarlas, puedes usar los semáforos en rojo o la ducha para reflexionar sobre algo. La cuestión es no “hiper reflexionar”  pues lo que tienes que hacer es una reflexión sana, y lo más objetiva posible sin exagerar las relevancias de las adversidades, para darte cuenta si estas exagerando.


“Analiza qué pensamientos te dices cuando te sientes emocionalmente afectado. ¿Estás exagerando usando palabras como ‘es terrible’, ‘no debería ser así’, ‘no puede ser’...? Todo eso son exigencias demasiado duras. Cuestiona el ‘no lo puedo soportar’ y las generalizaciones gratuitas del tipo ‘como fracasé en ese importante examen, fracasaré en cualquier estudio importante que me proponga’”. Rafael Santareu apuesta por cuestionar esta forma de pensar derrotista que no tiene nada que ver con lo racional. Todo lo contrario, es irracional. “¿Es realmente terrible esa situación o solamente mala? Esa injusticia, ¿no debería ser así o es mejor decir: me gustaría que no hubiese pasado así? ¿Conozco personas que pese a pasarles lo mismo que a mí son capaces de sacarle lo bueno a la vida?”. Y sugiere reemplazar esta manera de pensar por otra que sea más realista y constructiva. “Existen muchas cosas inconvenientes en la vida, como perder el empleo, pero ninguna de ellas es horrible o espantosa. Aunque es claramente preferible que haga las cosas bien y consiga mis principales objetivos, no es totalmente necesario para ser feliz. Es posible que a veces actúe insensatamente, pero eso no me hace un estúpido”. (Si quieren leer más sobre él y tener técnicas más especificas, les recomiendo su libro: el arte de no amargarse la vida, es bellísimo y tiene un montón de técnicas para hacerlo uno mismo).

Nunca conseguiremos que las cosas no nos afecten, pero si dejamos un espacio y nos calmamos vamos a tener un margen para analizar que creencia, que diálogo interno nos estamos diciendo que nos está poniendo tan mal. ¿Qué nos decimos nosotros a nosotros mismos que nos pone tan mal? Por ejemplo, perder el trabajo sería gravísimo, que me dejara mi esposo sería terrible…, darnos cuenta de que son ideas irracionales que hay que destruir y hay que creerse lo que nos argumentamos a favor.

Luego nos toca aprender de la situaciones y aceptarla de mejor manera posible y lo mágico esta en que cuando lo acepto se transforma.

Sé que, dependiendo de la situación en la que nos encontremos, cambiar el prisma y las emociones que estamos sintiendo puede ser algo complicado. Pero que sea difícil no significa que sea imposible, simplemente quiere decir que tendremos que esforzarnos un poco más. Pero está en juego tu felicidad así que ¿no crees que vale la pena?

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Mantengámonos conectadas y sé la primera en recibir nuestras últimas novedades. Suscríbete!

Haz click aquí para descargar

bottom of page