top of page

13 poderosas formas de superar las dudas sobre uno misma



“Nuestras dudas son traidoras, y nos hacen perder el bien que muchas veces

podríamos ganar, temiendo intentarlo.”

- William Shakespeare



La duda puede ser una voz preocupante y persuasiva que te detiene.


Que te impide aprovechar tus oportunidades.


Hace que empezar o terminar las cosas sea más difícil de lo necesario.


Claro, a veces puede ser útil, ya que te ayuda a ver con seriedad tus limitaciones actuales o simplemente a reconocer una idea mala. Pero sobre todo, esos pensamientos negativos te retienen en la vida y te hacen perder de muchas de las cosas buenas y de los buenos momentos en ella.

Entonces, ¿cómo puedes sortear eso, cómo puedes superar esos momentos de duda para que puedas seguir adelante una vez más?


En este artículo exploraré 13 consejos y hábitos que me han ayudado a disminuir esa voz interior destructiva.


1. Di alto.

Primero, cuando tus dudas internas burbujean, sé rápido.

No dejes que se salgan de control o que pasen de ser un susurro a un torrente de frases desalentadoras que te hagan dudar de tus propias habilidades y conviertan los pequeños fracasos en grandes. En su lugar, responde a esa parte dudosa de ti mismo. En tu mente, di o grita algo como: “No, no, no, no vamos por ese camino otra vez.”

Al hacerlo, puede interrumpir el patrón de pensamiento y evitar que ese crítico interno

se haga cargo.


2. Mira al pasado y sumérgete en los recuerdos.

Sé real contigo y hazte esta importante pregunta:

¿Cuántas veces cuando dudé de mí mismo o temía que algo sucediera, esa cosa negativa se hizo realidad después de que todavía tomé medidas?


La respuesta para mí, y probablemente para ti también, es: no muy a menudo.

La mayoría de las veces, las dudas sobre uno mismo son solo monstruos en tu cabeza que tu mente puede usar para evitar que hagas cambios y mantenerte dentro de la zona de confort.

Si observas tus experiencias pasadas y ves qué tan bien han ido las cosas a pesar de esas dudas, entonces se vuelve más fácil dejarlas ir o ignorarlas, reducir el miedo al fracaso y concentrarse en el resultado positivo más probable. ¡Tomar acción!


3. Hable con alguien al respecto.

Cuando mantienes tus pensamientos en el interior, pueden distorsionarse, exagerarse y no estar muy en línea con la realidad o las expectativas razonables.

Esto es muy cierto cuando se trata de pensamientos y sentimientos de duda.

Así que déjalos salir a la luz. Habla con alguien cercano a ti como un buen amigo

sobre tus dudas. Simplemente dejarlos salir y decirlos en voz alta a menudo puede ayudarte a escuchar cuán exagerados se han vuelto estos pensamientos.

Y al hablar de esas dudas con alguien que te apoye, puedes lograr un cambio de

perspectiva.


4. No te quedes atrapado en la trampa de la comparación.

Si te comparas con otras personas con demasiada frecuencia, con sus éxitos y, especialmente, con los momentos destacados que comparten amigos, familiares celebridades en las redes sociales, la duda sobre ti mismo, especialmente en forma de síndrome del impostor, puede surgir rápidamente. La mejor manera de hacer las cosas es compararte contigo mismo. Para ver hasta dónde has llegado. Para ver lo que has superado. Y ver cómo ha seguido adelante, ha tenido éxito y ha crecido como ser humano.


5. Empiece a llevar un diario.

Llevar un diario puede ser un hábito útil por muchas razones. Cuando se trata de dudas, puede ayudarte a:

Mantener un registro realista de su vida. Y ayudarte a recordar las cosas positivas, los éxitos que has tenido y cómo has superado los obstáculos si eres propenso a recordar las cosas con un sesgo negativo y a centrarte demasiado en los fracasos del pasado. Obtenga claridad más fácilmente.


A menudo es más fácil aliviar los temores y las dudas y obtener claridad si tienes un problema presentado en papel o en un documento de computadora que si trata de

analizarlo todo en tu mente. Al hacer listas de pros y contras, revisar sus pensamientos y emociones y eventos similares del pasado y escribir diferentes perspectivas sobre el problema, se vuelve más fácil encontrar soluciones y ver tu desafío de una manera más clara y sensata.


6. Recuerda: a la gente no le importa mucho lo que haces o dices.

Cuando te preocupas y tienes dificultades con lo que otros pueden pensar o decir si haces algo, entonces tu nivel de duda puede aumentar rápidamente y te quedas atascado en la inacción y el miedo. Cuando eso sucede, una buena idea es recordarte que la verdad es que a la gente realmente no le importa mucho lo que hagas o dejes de hacer. Están muy ocupados pensando en sí mismos, sus hijos y mascotas, trabajos y próximos partidos deportivos y preocupándose por lo que la gente pueda pensar de ellos.


7. Lo que alguien dijo o hizo puede no ser sobre ti (o sobre lo que crees que es).

Cuando alguien te critica, es fácil empezar a dudar de ti mismo.

Cuando alguien te rechaza y no obtienes una segunda cita después de la primera que

crees que salió bastante bien, entonces no es tan extraño desanimarte. Pero ¿y si lo que él o ella dijo o hizo no tiene nada que ver contigo?

Tal vez su compañero de trabajo que lo atacó verbalmente está teniendo un mal día,

mes o matrimonio. Y es posible que no hayas tenido esa segunda cita porque la madre de la otra persona se enfermó y tuvo que concentrarse en eso o porque se volvió a conectar con su

exnovia y quería darle otra oportunidad a su relación. No sabes todo lo que está pasando en la vida de otra persona. Y el mundo no gira a tu alrededor.

Así que tenga cuidado para no malinterpretar y generar culpa y duda sin ninguna razón.


8. Obtenga un impulso de optimismo.

Deja que el entusiasmo, la motivación y el optimismo constructivo de otra persona fluyan hacia ti.


Pasa 20 minutos con un audiolibro, un podcast o un libro que le proporcione eso. Varios podcast me ayudaron con esto y, a lo largo de los años, a menudo escuché audiolibros de Brian Tracy para obtener este impulso. Esta sesión rápida de 20 minutos puede ayudarte en gran medida a convertir su insalubre duda en optimismo, en un diálogo interno más positivo y en pensar constructivamente sobre su desafío.


9. Ve un contratiempo como algo temporal.

Cuando tienes un contratiempo, puedes comenzar a ver las cosas a través de una lente oscura. Es posible que veas este contratiempo actual como algo que simplemente será tu nueva normalidad. Esta forma de ver las cosas puede atraparte al pensar que no tiene sentido seguir tomando medidas y socavar tu salud mental.

Así que recuerda: no eres un fracasado solo porque fracasaste. Los contratiempos les suceden a todas las personas exitosas y a todos los que se arriesgan. Es simplemente una parte de vivir la vida plenamente. A veces las cosas salen bien ya veces no. Así que no conviertas un fracaso en parte de tu identidad.


Preguntate: ¿qué es algo que puedo aprender de este contratiempo?

Usa el error o el fracaso a tu favor y avanza una vez más de una manera más

inteligente.


10. Mejora tus habilidades.

Si, por ejemplo, a menudo sientes dudas y falta de confianza en sí mismo antes de una presentación en la escuela o en el trabajo, mejora tus habilidades de presentación.

Lee algunos libros al respecto y practica en casa frente a un espejo o frente a un

amigo..

Entonces te sentirás más seguro, competente y relajado en situaciones tan desafiantes.


11. No te castigues por eso.

Una forma común de manejar la duda es enojarse con uno mismo. Intentar castigarse como una forma de conseguir que sigas adelante.

Eso, según mi experiencia, no ayuda mucho (por lo general, solo fortalece la baja

autoestima).


He descubierto que ser amable y constructivo cuando se tiene dudas sobre uno mismo es una mejor opción. Así que uso palabras amables y comprensivas conmigo mismo, pero también me pregunto:

¿Cuál es un paso muy pequeño que puedo dar para avanzar en esta situación?

Entonces doy ese pequeño paso y empiezo a avanzar paso a paso hacia donde quiero ir.


12. Celebra ese pequeño paso y gana.

Cuando hayas dado un pequeño paso hacia adelante, por ejemplo, configura tu propio sitio web o hayas realizado la primera ejecución de 5 minutos en meses o años, y haya terminado, entonces tienes una victoria. Puede ser pequeño, pero sigue siendo una victoria. Así que celébralo.

Coma un sabroso refrigerio o su comida favorita para la cena, dedica un tiempo a tu pasatiempo favorito o cómprate algo que has querido desde hace algún tiempo. Esto renovará y recargará tu motivación y harás que la acción se sienta más emocionante y divertida. Y eso hará a un lado las dudas sobre ti mismo para que puedas seguir moviéndote y obtener victorias más pequeñas y grandes.


13. Recuerda: puedes corregir el rumbo en el camino.

Tratar de planificar cada movimiento que harás en un viaje hacia una meta o un sueño, puede volverse agotador y llevarte a dudar un poco. Y por lo general, no funciona tan bien de todos modos, ya que los mejores planes a menudo comienzan a desmoronarse un poco o necesitan algún cambio cuando se enfrentan a la realidad y al momento presente.

Así que haz un poco de planificación y luego comienza tu viaje.

Y recuerda que siempre puedes corregir el rumbo en el camino hacia lo que quieres. Empoderado por el nuevo conocimiento, la experiencia y la retroalimentación que obtendrá a medida que avance por ese camino.


Aquí está el siguiente paso...


Ahora, puedes pensar para ti misma:

“Esta es una información realmente útil. Pero ¿cuál es la forma más fácil de poner esto

en práctica y poner fin a las dudas cuando aparecen?”.


Bueno, tengo algo especial para ti...

8 visualizaciones0 comentarios

Commenti


Mantengámonos conectadas y sé la primera en recibir nuestras últimas novedades. Suscríbete!

Haz click aquí para descargar

bottom of page