top of page

Aceptación incondicional




Hay pocas habilidades en la vida tan importantes como la habilidad de aceptación. Ya sea que se trate de tu salud mental, la calidad de tus relaciones, tu condición física, el éxito de tu carrera o tu experiencia en tocar cualquier instrumento del planeta... todo (¡y mucho más!) depende de tu capacidad para sentirte incómodo mientras haces las cosas que importan.


Por ejemplo… Si deseas sentirte fuerte y saludable, debes comer tus verduras, aunque quizás prefieras probar la nueva hamburguesa de McDonald’s. Si deseas una relación amorosa con tu pareja, debes concentrarte en ser amable y atento, especialmente cuando prefieres solo gritar y gritar. En pocas palabras, la aceptación es la capacidad de sentir la gama completa de pensamientos y emociones sin una evasión innecesaria.


Suele ser más fácil decirlo que hacerlo. Pero al igual como cualquier otra habilidad, puedes mejorar con la práctica. Piense en ello como un ejercicio. Como parte de tu entrenamiento, puedes practicar el estiramiento, no porque en la vida necesites tocarte los dedos de los pies con regularidad, sino porque podrían pedirte que recojas algo del piso o que quites un mechón de pelo del perro de la alfombra.

De manera similar, puedes practicar movimientos mientras estás de pie sobre una tabla de equilibrio, no porque la vida misma te pida regularmente que hagas movimientos mientras estás parado sobre una base inestable, sino porque podrían pedirte que alcances el estante superior de puntitas o que camines sobre una superficie resbalosa sin caerte y lastimarte.


Durante tu entrenamiento, practicas movimientos que realmente no importan en ese momento específico. Sin embargo, al practicar estos movimientos cuando no importan, los tendrás en tu conjunto de habilidades cuando SÍ importen.


Precisamente, de la misma manera, ayuda practicar la aceptación cuando no es necesario, para que tengas la habilidad cuando sí importe. En otras palabras, trabaja en la aceptación cuando NO estés particularmente triste, ansioso, solo, avergonzado, enojado o estresado, para que puedas aplicar la habilidad cuando realmente sientas cualquiera o todas esas cosas a la vez.


Practica deliberadamente la aceptación en pequeños tramos emocionales. Un buen ejemplo es la canción "Sugar Mountain" de Neil Young. La canción fue escrita cuando dejaba su adolescencia y se daba cuenta de que su infancia había quedado atrás. La letra habla del pensamiento agridulce de que te vas demasiado pronto. La canción nos recuerda la emoción que teníamos cuando éramos niños cuando íbamos a fiestas, cuando todos nuestros amigos estaban allí. Y puedes volver a probar el algodón de azúcar que comiste con mamá y papá. Pero aún sabes con tristeza y sensación de pérdida que es hora de dejar ese lugar con sus "ladridos y los globos de colores", y te sorprende un poco lo que sientes cuando sabes que dejarlo es real.

Este es un trabajo de aceptación. Se trata de encontrar un lugar que el amor y el propósito puedan llenar.


 

El momento de comenzar a trabajar en las habilidades de aceptación es antes de que realmente las necesites. El momento de comenzar a trabajar en las habilidades de aceptación es ahora. ¡Es momento de empezar el camino del amor propio!


Pao.

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Mantengámonos conectadas y sé la primera en recibir nuestras últimas novedades. Suscríbete!

Haz click aquí para descargar

bottom of page