top of page

Cosas que soltar para dejar de lado el pensamiento victimista



Constantemente podemos caer en el juego de pensar como una víctima. Es más común de lo que crees. Pensamos en el "¿Cómo pudo hacerme eso?" "¿Por qué tengo que pasar por algo así?" Todos estos discursos internos son propios de una mentalidad victimista. En el mundo moderno es muy común escuchar este tipo de discursos.

Y es difícil reconocer que a veces sonamos como víctimas. Pero cuando lo haces es importante hacer una pausa y enfocarte en un par de cosas importantes que te ayudarán a dejar de lado aquellos pensamientos victimistas.


1.Autocuidado

Amate y acéptate tal como eres. Cuida bien de tus deseos y necesidades sin sentirte culpable o egoísta. Haz ejercicio con regularidad, come más sano, hazte tiempo para tus pasatiempos, Sal con amigos, viaja y conocer mundo. En lugar de esperar que alguien más traiga alegría a tu vida, ofrécetela a ti mismo.


2. Autocrítica

Dejé de insultarte, menospreciarte y hacerte pequeño para que los demás se sintieran bien consigo mismos: una poderosa lección de amor propio y respeto a ti mismo. Elimina palabras tóxicas como "estúpido" o "fracaso" de tu vocabulario. Aprende a ser consciente de tu diálogo interno, como una forma de cuidado personal.


3. Negatividad

Despréndete de las relaciones tóxicas, los chismes y las personas negativas a las que previamente permitiste que te criticaran. En cambio, rodéate de personas positivas y sin prejuicios que te ayudarán a crecer, personas de las que puedes aprender.


4. Culpar

Dejé de culpar a la gente por la forma en que te hacen sentir. Culpar a los demás por quitarnos nuestro dinero, nuestro tiempo y nuestro amor es injusto porque siempre elegimos cuánto damos y a quién. En cambio, pregúntate:

  • ¿Qué podría haber hecho de otra manera?

  • ¿Qué me llevo de esta experiencia?

  • ¿Qué sé hoy que no sabía antes?

  • ¿Cuál es la ganancia en dolor?

Estas preguntas son empoderadoras porque nos liberan del condicionamiento de víctima y de la creencia de que otras personas y circunstancias externas nos imponen cosas. Cambian nuestro enfoque.


5. Comparar

Deja de compararte con otras personas que parecen tenerlo todo: la pareja, los niños, la casa y el perro. Internaliza que todos están en su propio viaje deséales lo mejor.

 

Recuerda que la única persona a cargo de tu felicidad eres tú. Sé que esto puede sonar egoísta, pero no lo es. El amor propio es una necesidad. La felicidad duradera no puede provenir de otra persona, sino solo de nosotros mismos, de adentro hacia afuera.

¿Y tú estas listo para cambiar la forma en la que ves el mundo?

Pao.


12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Mantengámonos conectadas y sé la primera en recibir nuestras últimas novedades. Suscríbete!

Haz click aquí para descargar

bottom of page